Venus en Géminis y su retrogradación

Venus ingresa al Signo tropical de Géminis el día 4 de abril 2020 permaneciendo allí hasta el 8 de agosto. Estará en su fase retrógrada entre el 13 de mayo hasta el 23 de junio.

Venus es el segundo planeta de nuestro sistema, el astro más brillante después del Sol y la Luna, y, desde el punto de vista astronómico, su tamaño es muy parecido al de la Tierra.

Al igual que la Luna, Venus presenta fases algunas veces aparece por el horizonte antes de amanecer; otras, solo es visible al atardecer. Durante varios meses cada año, desaparece de la observación visual a causa de su proximidad relativa al Sol.

La fase de Venus retrógrada en tránsito dura unos 42 días. Tiene lugar cada año y medio aproximadamente y 5 veces en un período de 8 años. En este período se alteran las condiciones en las que operan nuestros impulsos amorosos, atracciones, respuestas emocionales, valores personales, y conceptos sobre asociaciones o relaciones. Como Venus también se asocia con la economía también puede relacionarse con nuestras actitudes referidas a las condiciones financieras y a las posesiones personales.

Es aconsejable reflexionar con atención y que se valore todo lo necesario antes de comprometerse de forma definitiva con los vínculos. No es conveniente tomar decisiones afectivas importantes como contraer matrimonio o iniciar los trámites de divorcio en este período.

Venus retrógrada por tránsito sugiere que las condiciones asociadas al planeta se debilitan, no se encuentran bien equilibradas, sino en un estado de inestabilidad, este período puede señalar un mayor potencial para que se origine una falta de entendimiento en la pareja. Es probable que se interpreten erradamente las intenciones y los sentimientos ajenos. Ambos estarán más indecisos y volubles en el plano emocional, especialmente cuando Venus retrógrada en tránsito haga aspectos difíciles a ciertos planetas natales, particularmente a Marte, Júpiter o Urano. Esta característica se aplica también a las alianzas en negocios y en todos los asuntos profesionales.

Dado que Venus también es el planeta del dinero, su fase retrógrada sugiere un momento negativo para realizar maniobras financieras importantes o inversiones, ya que al individuo le resultará difícil evaluar correctamente el verdadero valor de cualquier producto que desee adquirir. Durante esta fase, tenderá a sobrevalorar ciegamente las cosas. Lo que debe hacer es mirar por debajo de la superficie de todo aquello que exhiba una belleza o un encanto aparentes (ya se trate de personas o cosas) y juzgar con cautela el verdadero valor de tal atracción. Se sentirá más motivado por impulsos que por la necesidad práctica. En términos generales, deberá ser más discreto en lo que compra o vende, sobre todo si se trata de adornos, objetos de lujo y decoración, joyas, moda, muebles costosos, u otros refinamientos. Cuando Venus se ponga directa, se lamentarán los gastos impulsivos. En algunos casos, pueden producirse también demoras en la obtención de las posesiones deseadas (quizás debido a desajustes financieros del pasado que ahora llaman la atención), o porque no se pueden conseguir los objetos deseados, sugiriendo que no es el momento ideal para realizar ninguna adquisición. Y como nuestra percepción estética no sintoniza bien con los detalles, tampoco será un buen momento para juzgar colores, tinturas, y matices (por ejemplo, para comparar pinturas o tejidos).

el ciclo de Venus

Desde un punto de vista constructivo, Venus retrógrada puede señalar un período excelente para reconsiderar todas las relaciones existentes en términos de su verdadero valor, antes de decidir o comprometerse a algo de forma definitiva. Necesitará valorar más cabalmente sus necesidades en relación con los demás. Este período nos brinda una maravillosa oportunidad para mirar hacia atrás y completar los trabajos artísticos y creativos que se habían abandonado antes de aventurarnos en nuevos proyectos. Normalmente, se podrán realizar mejoras productivas en esta área, que nos harán sentir interiormente más gratificados con los resultados. También nos beneficiaremos si revisamos los asuntos financieros del pasado, evaluando las ventajas y las contras de nuestras acciones, y estableciendo formas mejores de equilibrar nuestra economía en el futuro.

Signo por signo: ¿cómo nos afecta?

Venus ingresa al Signo de Géminis el día 4 de abril 2020 permaneciendo allí hasta el 8 de agosto. Estará en su fase retrógrada entre el 13 de mayo hasta el 23 de junio.

De acuerdo con la ubicación de Venus en los diferentes signos, sus efectos se expresan con mayor o menor claridad y pureza. Géminis es un Signo de Aire, relacionado con los viajes y la comunicación, es un signo doble, su expresión también es doble, muchas veces significa o se asocia a más de una cosa.

El Signo de Géminis será el que recibe la influencia más directa y el más movilizado por este tránsito. Sagitario lo toca desde la oposición, por lo que su influencia llegará a través de los demás. Los Signos de Piscis y Virgo reciben este tránsito a través de un ángulo adverso, lo que seguramente se traducirá en esfuerzos y dificultades, esta influencia se presentará probablemente a través de problemas, conflictos o desafíos.

Libra y Acuario, en cambio, reciben esta influencia desde un ángulo favorable por lo cual será benéfica y refrescante la influencia del planeta del amor en ese tiempo. Para Leo y para Aries el paso de Venus será suavemente favorable.

Capricornio, Cáncer, Escorpio y Tauro no reciben influencia directa de Venus desde Géminis, sin embargo, Tauro, al ser regido por Venus, también puede estar sujeto a los vaivenes de su movimiento. Pero todos tenemos en un lugar de la carta ocupado por ese Signo, y es ése el lugar que se verá influenciado durante el tránsito de Venus.  Venus se moverá entre los grados 21 ° y 5° del Signo de Géminis.

Patricia Kesselman

Febrero 2020

Compartir

1 thought on “Venus en Géminis y su retrogradación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *