Leo

Leo es un Signo diurno Fijo y de Fuego (caliente y seco), domicilio del Sol, exilio de Saturno.

Los Signos Fijos corresponden al momento en que la estación ha llegado a su plenitud y permanece estable, es por eso por lo que tienen un efecto estabilizador sobre los planetas que allí funcionan de manera constante, firme, permanente, invariable y sólida.

El Sol principio masculino y activo, relacionado con la creación, la irradiación, el brillo, el poder, la autoridad. Designa las cosas elevadas y destacadas, el poder, el lujo, la fuerza etc.

Leo corresponde al punto álgido del verano, en el hemisferio Norte, al de máximo calor, al momento de maduración de la vegetación. El esplendor dorado de la tierra, aquella época del año en la que la naturaleza ha alcanzado su pleno desarrollo, es entonces cuando los campos, huertas y árboles ofrecen sus frutos con generosidad y abundancia.

Leo está gobernado por el astro rey de nuestro sistema solar, por eso simboliza la autoridad, el poder, la nobleza, lo elevado, brillante, destacado y, como la estación que le corresponde, es generoso y creativo.

Debido a la intensidad de sus emociones, para estos nativos, la vida en general y las relaciones en particular, pueden convertirse en un escenario idóneo para manifestarse. Son histriónicos, brillantes, les gusta impresionar, buscan la admiración de los demás y ser centro allí donde estén. Leo es uno de los signos que peor soportan la derrota personal.

En el cuerpo, Leo gobierna el corazón y la circulación sanguínea. Sus enfermedades son, por lo tanto, las afecciones cardíacas y todos los trastornos de la circulación procedentes de alguna alteración de la sangre, tales como fiebres, inflamaciones o intoxicaciones.

¿Cómo son sus nativos?

La sola presencia de un Leo llena de energía y vitalidad a su entorno: alegres, divertidos, tienen confianza en sí mismos. Líderes naturales, son cálidos, afectivos, sociables. Son súper generosos y compañeros, pero muy sensibles a lo que hiere su amor propio.  Suelen ponerse metas altas, con frecuencia demasiado altas. Tienen bien desarrollado su sentido artístico y nada que sea hermoso, noble o elevado puede dejarlos indiferentes. Dueños de un gran talento organizativo y de un gran poder de decisión, saben hacer las delicias y llegar al corazón de los demás. Les cuesta pasar desapercibidos, requieren atención y necesitan que los traten como creen merecerse: tienen un alto sentido de dignidad y a veces pueden ser demasiado orgullosos.

Si posee una carta natal cuyo conjunto sea armónico, mostrará las principales virtudes del signo: autoridad, liderazgo, poder, auto- confianza, voluntad, generosidad, capacidad de organización o de liderazgo.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *