Luna llena de Semana Santa, cómo gestionar energías de alto voltaje

El ciclo lunar es parte de los ritmos de la vida, pero, a menos que estemos atentos, no somos conscientes de ello. Si queremos llegar a ser conscientes tenemos que vibrar con los ritmos, y no al revés.

Conocer estos ritmos será suficiente para poder comenzar a observar la vida que nos rodea. Pero una comprensión intelectual no es suficiente: la lectura sobre el baile no es lo mismo que bailar. Y bailar aquí significa aprender a moverse y balancearse con estos ciclos naturales. Fluir con el Cosmos.

Si interpretamos que el Sol guarda relación astrológica con la naturaleza del individuo, con el mundo externo, y la Luna con las emociones, la reacción instintiva y con el mundo interno del individuo, podríamos decir que cada período que se inicia con la lunación de Luna Nueva tiene ciertas connotaciones sobre el estado psíquico-emotivo de la persona, haciendo que se sienta motivada, inclinada o influenciada hacia asuntos relacionados con la casa y el signo astrológico en que se produce la lunación.

Cómo afecta la Luna Llena nuestro cuerpo y nuestra energía

La lunación no necesariamente deberá ir acompañada de hechos significativos o de cierta trascendencia, sino que mayormente suele incidir en tendencias, pensamientos, planes, pequeñas acciones o hechos sobre ciertos asuntos que pueden requerir más atención que otros durante el periodo de la lunación.

El tiempo para hacer un esfuerzo y construir es después de la Luna Nueva y antes de la Luna Llena, en particular durante el segundo cuarto lunar.

Después de la Luna Llena, las cosas comienzan a decaer. Por lo tanto, los esfuerzos que

hagamos más allá de ese momento es probable que resulten infructuosos, ya que estamos en contra de un ritmo natural que es mucho más fuerte que nosotros. Así que, después de la Luna Llena lo mejor es no esforzarse. En su lugar, tenemos que recoger toda la energía que hemos puesto hasta ahora en las dos primeras semanas.

La tercera y cuarta fase del ciclo lunar no son tiempos adecuados para sembrar, sino más bien para cosechar y para separar “la paja del trigo”.

La alineación mensual de la Tierra, la Luna y el Sol en Luna Nueva o Llena son reconocidos por la mayoría de las culturas como puntos de articulación clave. Debemos prestar atención a nuestro flujo mental en esos momentos porque, al igual que estos tres cuerpos se alinean en las lunaciones, nuestras cualidades internas también se alinean.

La Luna Llena de Semana Santa

El sábado 31 de marzo, a las 9:37 de la mañana, hora de Argentina, se producirá la próxima Luna Llena a la que le seguirán interesantes momentos en el cielo.

Para que se produzca una Luna llena, el Sol y la Luna tienen que estar enfrentados: el Sol estará iluminando de lleno a la Luna, y es cuando aquella adquiere mayor energía. En este caso la oposición será con el Sol en Aries/ la Luna en Libra, ambos en el grado 10, finalizando el primer decanato.

Son famosos los relatos, recogidos en el cine y en la literatura, donde la aparición de la Luna Llena produce toda una serie de extraños fenómenos. Si bien, afortunadamente, en la mayoría de los casos todo depende de la desbordante fantasía de su creador, también es cierto que, como toda leyenda, esconde una parte de verdad, porque la Luna Llena, el astro más resplandeciente del cielo nocturno, en el escaso tiempo que dura su visita, hace notar su claro influjo sobre la Tierra.

En los calendarios, la Luna Llena viene representada mediante un disco blanco. En el plenilunio, los sonámbulos se pasean dormidos, las heridas sangran con más persistencia, las plantas medicinales recogidas durante este período tienen más eficacia y los árboles podados en esta fase pueden morir.

A otros niveles, durante estos días los actos de violencia y los accidentes aumentan considerablemente.

Este plenilunio se produce a pocas horas de perfeccionarse (hacerse exacta) la conjunción de Marte con Saturno, el 2 de abril. Ambas configuraciones se producen casi simultáneamente y la lunación actuará como detonadora de ese tenso aspecto.

Unos días más tarde, Mercurio en su movimiento retrógrado, que comenzó el 23 de marzo, movilizará a su vez esos puntos ya sensibilizados sincronizando, seguramente, con momentos tensos. Saturno está relacionado con todo asunto que tiene larga duración, aquello que influye desfavorablemente y dura mucho en su daño. Mientras que los efectos de Marte tienen analogía con todo aquello que “aparece rápidamente, se destruye y de nuevo aparece”.

La relación de Marte con Saturno en aspecto tenso concierne a todo aquello que: “sucede rápidamente, se destruye y se mantiene largo tiempo destruido”. Es por eso que podemos asociarlo con: hostilidad, pérdidas, peligros, violencia, atentados, accidentes, tensiones económicas. Además, respecto al clima, este aspecto causa mutación y corrupciones en la atmósfera, relámpagos y tempestades que provocan lluvia. La cuadratura Saturno- Mercurio de los días 3 y 4 de abril nos anuncian una baja de la temperatura.

La conjunción de Marte con Saturno influenciará especialmente a los nativos del primer decanato de los Signos Cardinales: Capricornio, Cáncer, Aries y Libra sincronizando con momentos de tensión, ciertas pruebas de fuerza o resistencia, donde la acción puede verse frustrada, ser dura, generar rupturas y enfrentamientos.

Marte es la acción y Saturno el freno, cuando estas energías accionan conjuntamente pueden asociarse con golpes, fracturas físicas o simbólicas, el final de algo de manera abrupta o repentina. La acción es súbita y no meditada.

Marte es la espada, Saturno la pared: podemos enfrentarnos en una situación en la que no veamos la salida, sentirnos atrapados en algo. Para canalizar correctamente esta fuerza habrá que enfrascarse en un trabajo duro que necesite tiempo y esfuerzo, pero que esté alejado del motivo de nuestra irritación. Esto sirve para orientar las energías con un fin determinado, pues de esta manera suelen ser mucho menos destructivas.

Ambas energías actuando en forma conjunta beneficiará a los nativos de Capricornio, Virgo y Tauro, otorgándoles una dosis extra de empuje y confianza en sí mismos, sumado a la posibilidad de concretar y tener mayor estabilidad. Será favorable para ellos emprender actividades que requieran una acción organizada con responsabilidades y disciplina para producir resultados prácticos y concretos.

Los Signos de Escorpio y Piscis se verán también influenciados por esta potente energía, pero en menor medida.

Patricia Kesselman

astróloga

marzo 2018

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *