Venus Hesperus

Venus era un objeto astronómico de mucho interés en la antigüedad. Los Mayas lo sabían mejor que cualquier otra civilización: consideraban que era, incluso, más importante que el Sol. Por eso, lo observaron cuidadosamente mientras se movía a través de sus estaciones.
Si bien será visible a simple vista en todo el mundo durante buena parte de mayo bajo en el horizonte noroeste para el hemisferio Sur -y suroeste en el Norte-, Venus alcanzará su máximo brillo la noche de este 28 de abril. Luego, seguirá camino hasta llegar a la conjunción inferior con el Sol el próximo 3 de junio. No será necesario, afortunadamente, utilizar binoculares ni telescopios.


En el Códice de Dresde, libro o códice maya, los mayas tenían un almanaque que mostraba el ciclo completo de Venus. Contaban cinco series de 584 días, 2.920 días en total, que representan, aproximadamente, 8 años o 5 repeticiones del ciclo de Venus. Entonces, se necesitan alrededor de 2922 días para que la Tierra, Venus, el Sol y las estrellas vuelvan al mismo punto.
El patrón de Venus generalmente se calcula con relación a la Conjunción Inferior, es el tiempo en el que Venus pasa entre el Sol y la Tierra.
Como es -al igual que Mercurio-, un planeta inferior, Venus nunca se aleja en el cielo demasiado del Sol y por ello los antiguos ligaron este objeto con el astro Rey. Lleva una doble identidad, durante unos meses es el «lucero del alba» y durante otros la «estrella del atardecer».

En la antigüedad, al lucero de la tarde se le conocía como Hesperus y al del alba como Phosphorus o Lucifer. Esto se debe a las distancias que hay entre las órbitas de Venus y la Tierra desde el Sol. Debido a las grandes distancias, Venus no es visible más de tres horas antes del amanecer o tres horas después del ocaso. Los primeros astrónomos pensaron que Venus podía ser en realidad dos cuerpos totalmente separados.
A partir de la conjunción superior (con el Sol) que ocurrió el 14 de agosto de 2019, Venus fue visible luego del atardecer, hacia el horizonte oeste y noroeste. Se fue moviendo lentamente hasta alcanzar su máxima elongación el 24 de marzo de 2020, cuando llegó a distanciarse 46º del Sol. Será visible hasta buena parte de mayo de 2020, bajo en el horizonte noroeste para el hemisferio sur, llegando a la conjunción inferior con el Sol el 3/06/2020.

Compartir

1 thought on “Venus Hesperus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *