Kobe Bryant

¿Estaba indicada la muerte de Kobe Bryant en su Carta Natal?

El ex basquetbolista estadounidense y leyenda de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, perdió la vida el pasado domingo 26 de enero, tras caer el helicóptero en donde viajaba acompañado de su hija Gianna y otras siete personas, alrededor de las 9:45 horas en la zona de Calabasas, California, noticia que sin duda impactó al mundo.

¿Había alguna indicación astrológica en su carta natal como para sospechar semejante fin?

¡¡La respuesta es sí!!

La Carta Natal o Astral es una representación simbólica de las posiciones de los planetas en el exacto instante en que nacimos: fecha, lugar y hora. En el mapa astral o carta natal se representan los Signos, las Casas Astrológicas, los Planetas, las Estrellas y los Aspectos que forman parte del lenguaje, del código simbólico-analógico que es la Astrología.

Para la Astrología, la carta se divide en doce Casas o Sectores, y, cada Casa del tema natal representa un área de la vida.

La Casa I (el Ascendente) es la más importante de la carta, ya que es la que marca el “inicio” de la vida representada en ella.  El Ascendente es el lugar de la carta que corresponde al grado del zodíaco que aparece por el horizonte Oriental (ESTE) en el INSTANTE y el LUGAR para el que se confecciona una determinada carta del cielo. El Ascendente originariamente era llamado «horoskopos» (del griego: observar la hora), es el punto al cual se le asigna la manifestación, es el pasaje de la invisibilidad hacia la luz del nacimiento y por lo tanto está asociado con la vida.  Es un punto de vitalidad llamado antiguamente “VITA”: vida.

Hay ciertas Casas, también en la carta, que significan todo lo contrario a la vida. La Casa VIII es la casa que la destruye, es la Casa que niega la luz (que para la Astrología luz significa vida) al Ascendente. Esa negación total de luz vital afecta a los astros que puedan estar presentes o regir allí. Ese Sector de la carta de Bryant está muy ocupado por Planetas. Cuando eso ocurre, presagia algo extraordinario acerca de los asuntos de esa Casa.

 Vemos que el Ascendente está en Capricornio, y, Saturno su regente está en conjunción al Sol en la casa VIII, que como dijimos es significadora de la muerte y de las grandes pérdidas (entre otras cosas).  

El Sol en una carta es dador de vida, y, conjunto a Saturno  en Casa VIII, no es buena indicación acerca de la longevidad de un individuo.

La conjunción Sol- Saturno tampoco es favorable para la vitalidad. Así, el Sol, debido a su asociación con la irradiación vital va mal en el Sector VIII y Saturno también va mal en ese mismo Sector, debido a su tendencia a limitar. Saturno en ese lugar de la carta y de acuerdo con la Tradición significa “caída desde lo alto”, el Sol en la Casa VIII nos habla de “muerte pública”, y el tercer Planeta presente en ese sector es  Mercurio, regente del Signo en el que está la conjunción  Sol-Saturno (Virgo), ubicado también en el Sector VIII y retrógrado (debilitado), eso promete que los viajes estarían involucrados en el momento de la muerte de Kobe. El Parte de la Fortuna, punto simbólico en la carta asociado también con la vida y el cuerpo físico, también se encuentra en el Sector VIII. El hecho de que el Regente del Ascendente esté implicado en la configuración celeste que indica la muerte nos hace pensar que la persona tiene cierto grado de responsabilidad en relación con el hecho, aunque desconozco detalles, quizás tenga que ver con el haber insistido en volar a pesar de la neblina.

Por otra parte, el otro Luminar, la Luna, está opuesto partilmente (exactamente) a Urano, implicando a la casa IV, la del fin de la vida. Urano es lo imprevisto, lo repentino, lo impensado y también se lo asocia con los vuelos y con la tecnología. El hecho que los dos luminares del Tiempo (el Sol y la Luna) estuvieran mal aspectados por maléficos tampoco es una indicación favorable para la longevidad.

Los tránsitos, direcciones, progresiones y la Revolución Solar hicieron el resto, indicaron que para Kobe Bryan el tiempo en este plano se había terminado y ya era momento de partir.

Patricia Kesselman

Enero 2020

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *