Sagitario

Sagitario es un signo de Fuego (caliente y seco), mutable, positivo, domicilio de Júpiter, exilio de Mercurio.

El Sol transita el Signo tropical de Sagitario entre el 21 de noviembre y el 22 de diciembre.

Asociado al Signo de Sagitario está el Centauro, animal mitológico mitad caballo mitad hombre, cuyo origen no se ha logrado esclarecer aún.

En sus inicios, correspondió a la temporada de finales del otoño, cuando la naturaleza todavía no es tan rigurosa como en invierno. Una época del año en que los trabajos del campo ya se habían finalizado y los hombres podían dedicarse a la caza.

Sagitario representa la dualidad: la mitad espiritual el hombre que se eleva sobre su mitad instintiva sin conseguir liberarse de ella todavía. Sin embrago, su flecha y su mirada, están dirigidas al cielo. Todo está enfocado hacia una meta superior. Se trata del tercer signo de Fuego, un Fuego más interior, más espiritual, pero no menos estimulante que los otros.

¿Cómo son sus nativos?

Orientado hacia el futuro, el nativo de sagitario es naturalmente optimista y tiene la peculiaridad de ser expansivo y curioso. Es independiente, activo, pasional, franco y espontáneo. A veces su sinceridad puede ser punzante y hace observaciones directas que son como flechas certeras.

Sagitario está dotado para la enseñanza, la divulgación, así como para los medios de comunicación.

Si Sagitario presenta una Carta Natal cuyo conjunto general es armónico mostrará virtudes como: ser sociable, confiable, sentido de la justicia y del deber; sentido de la moral, honradez; sinceridad. También sentirán atracción por los viajes largos, la aventura y el deporte. Son audaces, entusiastas, intuitivos, independientes, generosos, con tendencia comunicativa y filosófica.

Sin embargo, si el conjunto general de la Carta es inarmónico, tendrán tendencia a la exageración y a la falta de límites en todo sentido, pueden ser irresponsables, fanfarrones, fanáticos e imprudentes, con cierta inclinación al juego, a las ganancias fáciles o a cualquier tipo de exceso.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *